>> Y que se acabe esta vaina

Y que se acabe esta vaina

La gravedad del caso Odebrecht demuestra que lejos de hacer los esfuerzos necesarios para salir de la podredumbre moral en la que nos hundio la dictadura, los gobiernos en “democracia” han preferido seguir chapoteando en el mar de la corrupcion.

Aquella vez los videos de Montesinos nos mostraban un regimen capaz de comprar politicos de todas las tiendas, altos mandos militares y policiales, jueces, empresarios y periodistas por igual, para su demoniaca estrategia de mantenerse en el poder. Todas las sospechas y acusaciones durante años se hicieron ciertas y fue el fin.

Ahora Odebrecht, que es solo una de las empresas que han llegado al Peru para hacer de nuestros recursos un festin, demuestra que los gobiernos de Fujimori, Toledo, Alan, Ollanta (y que arrastra al presidente PPK, al alcalde Castañeda y a la gestion de Susana Villaran) han recibido sobornos a cambio de obras que terminaron hasta en cinco veces su costo inicial.

Si Montesinos desnudo un regimen capaz de humillar a todos los matices politicos e institucionales, Odebrecht demuestra que las trasnacionales pueden someter a todo un Estado y que el neoliberalismo y su logica de todo se compra y todo se vende le pone precio tambien a las autoridades, incluidos los cinco presidentes en mencion.

Mas de 300 implicados, en su mayoria funcionarios, derrumba el mito de la tan mentada tecnocracia, verdaderos especialistas en organizar la corrupcion.

Ahora queda claro porque el 75% de la selva, 24 millones de hectareas de la sierra y la costa y casi todo el mar esta lotizado; porque el apuro en ir privatizandolo todo y firmar acuerdos “comerciales” con mas desesperacion que las potencias que las proponen. Rematar el pais era y es un tremendo negocio, muy sucio por cierto, para una elite de impresentables.

La red de corrupcion de Odebrecht atrapa tambien a la prensa. No es nuevo; con la dictadura se estrenaron como meretrices de la informacion, y con los años han perfeccionado sus metodos de encubrimiento y complicidad.

Los vladivideos hundieron a la dictadura y a los personajes que se dejaron comprar. El caso Odebrecht termina sepultando a toda la clase politica, incluido el resucitado fujimorismo. Y aunque cada grupo se esfuerce porque veamos al otro como el peor, lo cierto es que ante la opinion mayoritaria del pais esta situacion no da para mas.

La barbaridad de reprimir, apresar y enjuiciar a los manifestantes en Puente Piedra fue la expresion mas clara del nivel de deconexion con la realidad de este gobierno en caida libre, que cree que atrapando peces flacos el pueblo se olvidara de los peces gordos entre ellos el mismo PPK.

Con los funcionarios de Odebrecht soltando nombres a diestra y siniestra, no habra prensa alquilada que pueda disimular el hedor, ni Congreso enredandonos en sus inutiles comisiones, ni Poder Judicial muerto de miedo alargando los procesos, que puedan evitar que la calle se caliente.

Es tanto lo robado que este espectaculo recien empieza y ya tenemos dos ex presidentes y una cuestionadisima ex primera dama ensayando la fuga y a PPK con pinta de todo menos de presidente.

Se equivocan quienes queriendo sostener a este gobierno nos meten el cuco del regreso del fujimorismo, por enesima vez. Si cae PPK ciertamente sus vicepresidentes tendrian que dar un paso al costado por su nulo peso politico. Pero nadie va a aceptar que el fujimorismo gobierne desde un congreso que tiene 80% de desaprobacion; menos cuando Keiko y el dictador tambien estan embarrados en este caso.

Tampoco las Fuerzas Armadas tienen autoridad suficiente ante el pueblo o algun lider como para aventurarse a un cuartelazo, gracias a Dios.

Con este escenario de total descredito, muchas organizaciones a nivel nacional se plantean el camino de la calle. Pero para que esta no se quede en catarsis, ni en expresiones variopintas desconectadas unas de otras a nivel nacional, o peor aun, se termine en un simple llamado a elecciones generales a la medida de la corrupcion, se debe trazar un camino de accion, una coordionacion mayor.

Primero entender que todos los esfuerzos deben orientarse a la necesidad de refundar al pais, de darnos la oportunidad de comenzar de nuevo. Y que ese derecho hay que ganarselo. Si tumbar a la dictadura necesito de un pais movilizado, esta vez no sera menor.

PPK y el congreso deben irse lo mas pronto posible, como objetivo inmediato.Y colocar un gobierno de provisional (integrado por personas e instituciones que sean parte de un consenso) que ponga reglas claras para llamar en el corto plazo a una Asamblea Constituyente que nos entregue una Nueva Constitucion.

Y que esta eleccion de constituyentes, frente al desastre de los partidos politicos, contemple que la mitad de sus integrantes, al menos, sean escogidos por organizaciones sindicales, gremiales, de estudiantes y jovenes, comunidades campesinas y pueblos originarios, entre otros y asi darle paso a nuevos liderazgos invisibilizados por la corrupcion neoliberal.

Si dejamos pasar esta oportunidad de darles el tiro de gracia, estas mafias sobreviviran, seran mas fuertes y seremos complices de que continuen con su orgia criminal en un pais donde las calamidades sociales no soportan mas maquillajes de ninguna estadistica. Es tiempo de sacudirnos los miedos y recuperar el destino de la patria.

Hasta la Victoria Siempre

Guillermo Bermejo Rojas

Facebook Comments